MICHAEL CORLEONE CAMINA SOBRE LA GRAVILLA…

Michael Corleone camina sobre la gravilla después de haber matado al último de sus enemigos, el sonido de sus pasos que se hunden en las pequeñas piedras contrasta con la paz infinita de ese momento; y al mismo tiempo revela el peso descomunal de su alma. Ha elegido un camino y no hay vuelta atrás: sólo se puede avanzar y seguir avanzando en la dirección que ha decidido; no es personal, y sin embargo, se siente así… no es personal pero se hace por la familia, la paradoja también tiene su talante y quizá, aligera un poco el peso. A veces he sentido esa paz de Michael Corleone, entendiendo que algo se ha cerrado para siempre, que algo mayor comienza y afila sus garras sobre la piedra del corazón, que la Fortuna todavía te sonríe desde su lugar en primera fila, pero que te cobrará caro el estreno… pero sobre todo que sólo ese instante de paz infinita es lo que cuenta, que aun diluyéndose, persiste. Esa experiencia que pertenece en parte a la Eternidad es algo indescriptible, incomparable si me lo preguntas cuando esté mirando el horizonte absoluto de la vida, igual que el recuerdo de Michael Corleone caminando sobre la gravilla después de haber matado al último de sus enemigos…

michaelcorleone

Enrique López T.

 

Anuncios

DIARIO (1): DONDE SE MENCIONAN LOS REINOS…

Me hallaba lejos de todo aquello, como en otro tiempo… el cielo era rojo y corría por la cornisa de una fronda de alas claras, veloces, rúbrica de una soledad callada y tierna que, todas las tardes se contentaba con ver llegar a la noche fresca… engarzada en el talle fino de una mujer trigueña. El incendio no se mantenía al margen. Y ardía aquel templo  que era su cuerpo, y el mío, como una fiebre del Primer Reino de los Cielos, cuya ansia por la guerra era gloriosa. Era de un resplandor raudo que sacudía los pocos libros que alcancé a rescatar del naufragio y que acompañaban en su sitio a la Reina–Valera que puso la primera piedra del Segundo Reino, la sucesión es perfecta. Y era un relámpago que dejaba mi corazón desecado de vanidad, que es la felicidad de los que han tocado el polvo y bebido la ceniza, y escuchado un llamado infalsificable en sus propias venas, como un canto… quizá más hondo. Pero a veces, de madrugada, sobre todo cuando me convertía en un centinela a punto de caer en el olvido de Dios, creía que todo aquello era un sueño producto de la fatiga sobrenatural que había afectado mi espíritu, que al día siguiente despertaría en mi misma cama pétrea, con la cruda refrendada y me pondría, de nuevo: el traje azul, la camisa blanca, la corbata roja y el optimismo idiota para ir a vender un pedazo de civilización purificado, empaquetado y envuelto para regalo… todo para tranquilidad del ciudadano promedio que cree en la supervivencia del alma o que todo se arregla con marchas. Pero ese era precisamente el sueño, esa vida que conocí se esfumaba al tañer del cobre, cuando el sol empezaba a alimentarse de los breves desiertos que aquella isla poseía, en agradecimiento a los evangelistas que habían muerto ahí…

red_

Enrique López T.

ESTAMPA: LÍNEAS

Entre estas líneas vive un tigre que sólo sale de noche a beber su reflejo y después lo mata hasta saciar su hambre de sueño, ya no hay miradas para librar las batallas nocturnas, ni labios para encausar la pasión enhiesta; entre estas líneas hay una ciudad sin esquinas que corre de voz en voz hacia el silencio, incendiada con el fuego de un solo lado de la fortuna y vacía por dentro, vacía desde las alas que Dios le cortó para mantenerla santa hasta el día del Juicio; y hay un diablo que busca almas en el fondo de las botellas, malbaratando los prodigios y las maldiciones como estampas repetidas, regalando sin cálculo equivocado los boletos de primera hacia el Infierno y el no retorno al Paraíso jamás Paraíso… ¿qué es eso?; y hay un ángel con las alas sucias que llora sus desventuras, sin usar cebollas, sin leer poesía mala, sin usar historias tristes de un tigre asesinado que bebe su reflejo.

lineas

Enrique López T.

CONTRACAMPO: BLADE RUNNER 2049, “AND FROM THE INSIDE, TOO, I’D DUPLICATE”

The border. Everything I loved was lost
But no aorta could report regret.
A sun of rubber was convulsed and set;
And blood-black nothingness began to spin
A system of cells interlinked within
Cells interlinked within cells interlinked
Within one stem. And dreadfully distinct
Against the dark, a tall white fountain played
—Pale Fire, Vladimir Nabocov

 

Blade Runner es mi película favorita por muchas razones… es bella, profunda, poética, conmovedora… te revela cuestiones esenciales e intemporales sobre la vida: como todo gran film trata acerca de la condición humana, especialmente sobre lo que significa ser un ser humano confrontado con la debilidad intrínseca y la muerte misma, en términos de sus valores, sus miedos, sus esperanzas… comprender estos límites te permite sobreponerte a tu propia “naturaleza” porque aún el peor de los hombres puede ser mejor de lo que lo cualquiera esperaría… y ganarse un alma.

Por si fuera poco, la película de Ridley Scott me regaló gran parte de mi relación con la lluvia, tener conciencia del milagro y del placer de la lluvia es saberse vivo, celebrarlo… y todavía soy capaz de caminar bajo la llovizna o la tormenta con la frente en alto, con la calma y el empaque que un detective en el fin del mundo debe poseer. Y es que no hay que olvidar que en el corazón eléctrico y neón de la cinta de 1982… late esplendoroso el cine negro, mezclado con algo de poesía existencialista y uno de los grandes finales en la historia del cine.

blade runner 2049 warner bros 3

Todo este prólogo para remarcar la relevancia de la cinta y para expresar que alrededor de BLADE RUNNER 2049, la inesperada secuela de la legendaria cinta de Ridley Scott, las expectativas eran sumamente altas: ¿¡qué nos iban a presentar, cuál era la miga de esta entrega, se revelarían cuestiones de fondo que han estado desvelando a los fanáticos de la cinta!? Las ilusiones fueron alimentadas avance tras avance, y con tres cortometrajes que nos sugerían por donde iba el juego… luego de la huida de Rachel y Deckard se recrudeció la persecución contra los replicantes, se orilló a la humanidad a una nueva hazaña de sobrevivencia entre ellos debido el gran apagón (blackout) de 2022, guerras… todo lo que llevó a producir replicantes nuevamente y a que salieran de control, por lo que los Blade Runners volvieron a las calles a “retirarlos”.

Aquí es donde aparece KD6.3-7 o K para abreviar (Ryan Gosling), un Blade Runner asignado a una misión como es normal sólo que él mismo también es un replicante, uno de una versión reciente… con las mismas características que sus “hermanos” físicamente superior, inteligente… pero programado para obedecer a los seres humanos, especialmente a su oficial, la teniente Joshi [Robin Wright], sin embargo, la obediencia no se siente como un fatal determinismo, sino como un simple trabajo que alguien tiene que hacer, “retirar” a los replicantes Nexus de versiones anteriores puesto que han sido declarados ilegales sin importar su ‘ocupación’ o condición de paz es sólo un trabajo. Pero en uno de los “retiros”, K se encontrará con el hilo de una madeja que podría cambiar el estatus quo del mundo.

422817_m1488665109

Tal como sucedía en la original de 1982, aunque se está decidiendo la suerte del mundo, nos interesamos más por los personajes que con sus sueños o cruzadas nos acercan a su experiencia, en este caso tenemos mayor connivencia con K que supone una complejidad algo triste… es un replicante que “retira” a sus prójimos, a otros replicantes, y que a pesar de todo es denigrado y rechazado por los seres humanos a quien sirve, sus vecinos, “colegas” de la LAPD… el punto es que K tiene esperanzas, sueños y privadamente tiene lo más parecido a una vida conyugal con Joi (la bellísima Ana de Armas), en el límite mismo de la existencia de ambos… la pareja es por sí misma trágica, y es que treinta años más tarde el problema de la existencia del individuo y del amor real es vigente y profundo… vuelven a ese mundo no confuso… sino algo simplemente triste, incompleto… ¡maldito romanticismo!

Éste es a grandes rasgos la apertura y premisas de esta secuela, la cual pronto da varios giros de tuerca que van desde el hallazgo de una pista que supone un ‘milagro’, hasta varios desencuentros; giros que te llevan desde la emoción desbordada, hasta la nostalgia abrumadora, pasando por la solidaridad con uno de los personajes principales al que innumerables veces le rompen el corazón… pero así es la vida, el canto de un hermosos cisne, la rotura de una espejismo. A pesar de su duración la película tiene la virtud de mantener al espectador en el camino, atado a la trama… atento al siguiente paso y al siguiente, sobre todo cuando vas conectando sucesos que conoces o que intuyes para llegar de nuevo al final. Como en la primera, late el refulgente corazón del cine negro llevado hasta sus últimas consecuencias, el detective es el tipo duro con corazón, pero en un mundo como ese, este o cualquiera hay que esconderlo, no hay simulación… el dolor y el amor son verdaderos.

blade-runner-2049_2

Es preciso dejar claro: BLADE RUNNER 2049 es una magnífica película, grandilocuente y ambiciosa… visualmente espectacular, te lleva por un paseo por aquel mundo desgarrado pero aún grandioso, monstruosamente bello… en el que no deja de llover, en la que el agua es luz, pero también penumbra e intimidación, en el que la nieve tiene una gracia mortal y funestamente feliz… en el que lo mismo rompe el mar de noche y se respira un polvo acre–radioactivo que todo lo vuelve un sueño de opulencia naranja. Los edificios y espacios abandonados conservan un vestigio de futuro arcaico en los que aún suenan La Voz de Sinatra, que nunca cantó mejor… y Elvis nunca rompió el escenario de modo más impresionantemente… y con esto, más un whiskey etiqueta negra, puede comprenderse que aquella humanidad aún tiene esperanza…

Volviendo a la trama central, uno de los grandes aciertos de BLADE RUNNER 2049, de los escritores Hampton Fancher y Michael Green, así como del director Denis Villeneuve es que desarrollan las líneas principales de Blade Runner: los replicantes son paradójicamente seres sin pasado y sin porvenir… seres atrapados en una dolorosa fotografía y están condenados de una forma u otra a la esclavitud Quite an experience to live in fear, isn’t it? That’s what it is to be a slave” dice Roy Batty y nada ha cambiado para los Nexus, al contrario son necesarios para construir el nuevo esplendor de la civilización: “Every weave of civilization was built off the back of slaves. Replicants are the future. But I can only make so many. I have the lock and he has the key” parece que le responden desde la obscuridad.

tri-10634r1

A partir de su creación los replicantes son inseparables, indisociables de la humanidad, simplemente porque forman parte de ella… aunque se les nieguen todos sus derechos, este es el gran mensaje principal de las películas, pero la revolución necesaria no vendrá como en la primera cinta como un acto de rebeldía contra el dios ciego y caprichoso, Tyrell, que ama la perfección de su creación pero que le niega el futuro y la condena a la muerte pronta, esta vez necesitamos un acto fundador, que haga caer en la conciencia a los replicantes de su propia calidad como ser vivo, y paradójicamente vendrá del dios muerto, ha creado a un ser entera, completamente perfecto y ese es su máximo legado para las generaciones futuras que seguramente lo maldecirán…

La película explota la nostalgia pero de una forma elegante poniendo futuro en ella, el juego del tiempo es simplemente pulcro… conectamos dos realidades: En el centro de la búsqueda K encontrará a Deckard, perdido no en el bosque de la versión con voz en off sino en un desierto: el ex–blade runner parece ser “la llave” que podría destruir el mundo metafóricamente, pero sí el orden de las cosas que la teniente Joshi intenta preservar. Cuando estos dos se encuentran la pantalla literalmente explota, adquiere una nueva dosis de acción y tragedia, una casi al estilo griego pero mucho más feliz y mucho más amarga debido a las lágrimas y con algo de esperanza.

blade-runner-2049_3

Ryan Gosling está excelente gravita desde el cinismo, la indiferencia, el amor, la pasión, el afecto, la amargura, la desilusión y la acción más dura, buen trabajo actoral y físico, que hace un personaje convincente, a medio camino entre Drive y La La Land, siendo grandes trabajos. Harrison Ford es Deckard sólo tiene que parase ahí y ya, su presencia es definitiva pero tiene la decencia de actuar y poner la emoción justa para volcar en furia un re–encuentro inesperado y enfrentarse con un eco ciego, inmisericorde.

Por cierto la cuestión sempiterna… ¿Deckard es o no un replicante? felizmente no se confirma, ni se niega en BLADE RUNNER 2049, la duda prevalece y es bueno que así sea. Otras cuestiones encuentran sino una respuesta definitiva, sí aproximaciones como: ¿Para qué hacer creer a un replicante que es humano? ¿Por qué querrían los replicantes serlo? ¿Rachel es sólo un experimento, un experimento para qué? ¿Cuál es el plan secreto (divino) de Tyrell? ¿Desea sólo lograr la perfección o sustituir a la humanidad?

e_dtr_076_0030_bg02_PR_v004.1001.tiff

La bellísima Ana de Armas como Joi colma esa dimensión de amor, enamoramiento, pasión que la película necesita… no sólo es su belleza sino el ángel alrededor de ella y lo que significa en la trama lo que la hace destacarse y ganarse un lugar en el corazón de viejos y nuevos fans, que ya sueñan en esas posibilidades de la soledad, ilumina la pantalla y de nuevo reafirma sentir la lluvia es ser real, estar vivo en un éxtasis casi secreto. En el otro extremo está Luv interpretada por Sylvia Hoeks, es una presencia despiadada, la otra cara de la servidumbre, y siendo el factor de poder, carece de poesía, sus motivos son menos esenciales, más vanos. Por su parte Jared Leto como Niander Wallace, cumple… su presencia es aterradora, y tiene alguno de los diálogos más memorables de la cinta, pero se queda corto, por suerte su presencia es poca, lo que actúa es su perspectiva ejecutada por Luv. Con base en estos personajes es claro afirmar que la estructura de la película es más tradicional, pero trabaja adecuadamente para llegar al punto que quiere.

Sobra decir que el trabajo de cámara es excelente y que los efectos visuales perpetúan esta atmósfera retrofuturista que ahora aporta hologramas y mortales drones que permiten abrir los espacios, si Blade Runner era claustrofóbica su secuela explora el mundo desgarrado y ajado, a la humanidad estancada en la tierra enojada pero no desesperada al nivel Soylent Green, seguramente en las Colonias la vida es mejor. La dirección cumple su objetivo y produce buenos momentos y una película que puede andar por sí misma, sin que eso signifique que no se alimenta o basa en el clásico de la ciencia ficción. Como afirmaba es buena, me dejó un buen sabor de boca y raramente concilia varias de las versiones que han corrido, incluyendo el corte final y el corte del director…

 

BLADE_RUNNER_2049_POSTER_1

Por cierto, Ridely Scott planteaba durante gran parte de Blade Runner que la memoria nos hace humanos pero al final es el acto de salvación lo que hizo “humano” a Roy Batty, salvar a Deckard le confirió esa alma e hizo posible el futuro. BLADE RUNNER 2049 toma la misma línea argumental, durante gran parte del desarrollo bosqueja que un recuerdo puede hacernos reales, pero al final reconoce que son los actos por los cuales nos acercamos al otro los que confiere una realidad, incluyendo el amor y la pasión. Nuevamente un sacrificio posibilita el futuro de dos seres que se reencuentran y con ello, quizá, el de millones de seres en busca de su libertad (quiera Dios que todo esto no sea un recuerdo implantado o un sueño).

BLADE RUNNER 2049 planteará sus propias preguntas, sus propios misterios y alguien elaborará las respuestas y razones necesarias, sin embargo el espíritu original de la cinta prevalece… quizá sin tanta magia o quizá la magia se está haciendo presente para otros espectadores, una nueva generación, que se enamorarán de Joi y que verán en los esfuerzos de K una cruzada digna de interpretar y seguir; que vislumbrarán en medio de las tormentas de polvo y nieve aquello que en el fondo nos hace verdaderamente humanos, luchar por hacernos de un alma digna de ese nombre. Y quizá alguien se sienta completamente vivo y ahora enamorado bajo la hermosa lluvia, un milagro.

Blade-Runner-2049-Ryan-Gosling-Ana-De-Armas

Enrique López T.

POESÍA: TORMENTA Y NAUFRAGIO

No siempre la imagen y la palabra coinciden, no siempre el sueño y el silencio concuerdan, no siempre encuentro el tiempo, no siempre me encuentra el ritmo, y casi siempre no me alcanza el lenguaje de bronce como un óbolo, pero igual hay que armar el poema… con cosas que en la obscuridad comen azúcar, se estiran, se tallan los ojos y ven cómo los ángeles caen presa de un enamoramiento o un diluvio; igual hay que fraguar el poema en el crisol cansado de la tierra yerma vaciando la sed y el agua nueva; igual hay que tañer el poema en el tambor triste del alma. Muchas veces sólo quedan algunos jirones, algunas astillas incendiadas, algunos corazones mojados como si fueran los restos de un naufragio o los excesos de una tormenta. Pero, qué es la poesía sino un naufragio y una tormenta. Si fuera otra cosa… entonces, quizá debería hablar aquí de huecos, de secretos, de follaje, de partículas desnudas, de campos físicos, de veneno dulce, de vasos prominentes, de piedras solares o fragmentos silentes, de ventanas que dan al mar, o de puertas que esconden tigres. La poesía es un modo de conocimiento durante la tormenta y es la paz después del naufragio, pero todo lo que la poesía nos dice ya lo sospechábamos… 

poesia1

Enrique López T.

TEMPORADA DE CAZA (1)

Sus mejillas frías calentaban

el crujiente otoño
y el invierno velado

{temporada de caza}

con pares de tres latidos y un porvenir
que septiembre endureció con lluvia
y suspiros.

Sus manos también eran cálidas
y encontraban a Dios en las tinieblas.

Rezaba y yo creía.

Dios podría atestiguar eso en mi defensa.

Recuerdo a aquella mujer mirando por la ventana

fumando un trozo de luz ajena

que jugueteaba alrededor de la bruma

aromada con el dulzor de su boca…

Son oleadas de sueños,
son contenedores llenos de nada,
vacíos que nos sonríen
cuando el mundo cesa de caerse
sobre su mismo vértigo y locura,

palabra de Evangelio,

promesas.

Un disparo en la nada y entonces,

la nada de regreso.

Agua viva, que ondea
como un incendio para perseguir a la presa.

Tan solo estaba el fuego

al que le dimos un corazón

para que NO sobreviviera,

para que en el deshielo

los ciervos

declinaran el peso

inmenso de su alma.

temporadacaza

Enrique López T.