MEJOR ES NO SABERLO

Para Gretel

Mejor es no saberlo, pasar con los ojos vendados y la mano ciega. Cometer el error fatal y continuar como si nunca hubiera tenido un inicio conjugado, o un porcentaje en la masa famélica o tan siquiera una caída comprobada en el balance de la quiniela. Los hechos dispersos se unen y falsifican al destino… La fatalidad juega si se ignoran sus alas quemadas en la misericordia de las horas o si se usufructúa de forma compuesta su rabia bien puesta en lo inesperado de las esquinas. Mejor es no saberlo… decir “quién sabe”, hacer la escritura de las tinieblas, traicionar a la certeza con su reflejo, negar la obsesión tres veces, persistir en el idilio, hablar con los primeros fantasmas y atrapar al tigre… en la sombra de la libélula.

Enrique López T.

LA PERSEVERANCIA DEL FUEGO

Para Gretel

Hay un imperio de tiempo que nos ahoga dulcemente en días que son malas copias de otros días… que se hacen pasar por la improbable vida, y se confunden con un zumbido… disuelto en el ruido de fondo de esta lluvia santísima que no nos deja dormir.

El agua recorre los cristales buscando las cuencas del sueño, la ternura, los ideales, el ritmo consustancial de los astros que caen atraídos por tu sombra verde, pero sólo han de encontrar el fuego y su reposo, una forma simple de consumirse para permanecer.

¿Qué va a quedar de mí cuando mueras? ¿Cuál será la suerte de esta agonía y del éxtasis? ¿Quién mentirá por nosotros? ¿Sobrará alguna ceniza de la labranza? ¿Sobrevivirá la noche? ¿El mar? ¿O simplemente arrancarán la hoja confusa del destino para volver a empezar?

Más si en la nada otra vez nace el fuego,
mi amor sobrevivirá en el incendio.

Enrique López T.

SABIDURÍA EUCLIDIANA

I. “Lo que es afirmado sin prueba, puede ser denegado sin prueba…”: por eso lo que te dices por las noches, lo que tu corazón desea desde el fondo de su masa orbitante, no requiere de pruebas fehacientes, ni datos estadísticos, sólo la voluntad de conseguirlo. Decides por ti mismo quien eres, y eres lo que debes ser. Decides lo que quieres, y la manera de conseguirlo. Decides y luego te enfocas en esa tarea que te muestra un camino en medio del mar nocturno.

II. “Las leyes de la naturaleza no son más que los pensamientos matemáticos de Dios…”: por eso las cifras que no necesitabas, los datos estadísticos que te hicieron falta considerar en tus deseos y las bellas fórmulas que los unen desde la cuna hasta tu desenlace tienen la verdadera palabra de Dios y la verdad de cuanto eres, y fuiste, y serás… porque ese es el papel de Dios, saber y establecer leyes por las cuales se media lo que un sencillo ser puede mediar y participar con La Creación.

III. “El todo [es] más grande que las partes…”: por eso un sencillo ser provisto de tan solo un alma puede mediar y participar con toda La Creación y creer que la palabra de Dios está en los números que a diario suma y resta para mantenerse en cierto nivel de existencia que es un engaño al Tiempo, y aún peor… media con el Todo creyendo que sus deseos están por encima de lo que aquesta Divinidad también supone ha deparado para él, como si el caos dentro de la botella tuviera algún sentido.

euclides

Enrique López T.

DE LA VIDA NADA QUEDA, SÓLO EL CANSANCIO

Todos comprenden aquellas tardes difusas y llenas de luz
que son en realidad el cansancio de los hombres:

desde dentro o fuera cierta náusea florida que recorre a nado el cuerpo,

cierta escala absurda
con la que se mide el esfuerzo de mantenerse cantando sobre la montaña central del mundo,

cierto fondo de locura
que llena nuestras copas y le echa otra moneda a la rockola mientras la nostalgia baila con el fantasma de una palabra sencilla,

o cierta ceguera salvaje que pega su hocico en nuestro pecho, cuenta los golpes con la mano del miedo y con la brea que produce… ausculta la parálisis del alma mientras huye.

Luego el silencio y el fuego sacramental que lo envuelve todo
como una caricia eléctrica o una capa de olvido transatlántico,
como un error de fondo que nos sonríe desde el contraste de conjeturas,
como una larga caída que unge nuestra frente con cuidados de madre.

Lo inmóvil no se detiene.
El cansancio no descansa.
Esta tarde no es para siempre.
Pero ¿qué sostiene su luz eterna?

 Enrique López T.

LA DISTANCIA SE OPONEN A TUS DESEOS

La distancia se opone a tus deseos.

Se amotina de noche en medio del mar.
Te hace caminar por el tablón de la fortuna.

Es evidente que la distancia es distinta de día que de noche.

Los kilómetros son más extensos de noche, a ciegas por un recuerdo que se recorre con el revés del corazón; más extensos… aunque el pensamiento los devore, a pie, para llegar a ese sitio que ya no existe.

Al final te espera la claridad de un cuerpo.

Es evidente que la distancia más corta entre dos puntos es cero.

A veces hay que esperar a la mañana siguiente para apilar un pensamiento sobre otro, entender que pueden ocupar el mismo lugar dentro del corazón y entonces los kilómetros se abrevian en silencios.

Al final te espera la resignación.

Y el viaje continúa de nuevo.

Enrique López T.

¿QUÉ CLASE DE VIOLENCIA ES ESTA?

Toda palabra debe ser vaciada por completo antes de usarse en esa carta de amor que nadie ha de escribir, nunca.

Sólo así la esperanza, la ilusión, la ensoñación, el odio o el dolor pueden llenarla, dándole su sentido correcto… y todo gracias a la mecánica de fluidos que rige los días de lluvia y la inundación de los campos fértiles del cielo…

Lo demás sólo son buenas intenciones, atentados contra las buenas conciencias y locuras.

Deben disculparos, pero siempre acabamos hablando de las palabras, nos tienen secuestrado el encanto y la dimensión mística, aun sabiendo que son a la vez el veneno y el antídoto.

Sólo la acción es pura y expresa lo que es en realidad… aún si César no sobreviva a la lectura del pliego petitorio o si entregan al hijo del hombre a su destino.

Enrique López T.

GEMINI (1): RÍO

I. En mi cerebro se retuerce un río largo que corre el día hasta alcanzar los mares de la noche, cabe aclarar que nunca llega a tiempo y que arrastra el fango y la claridad de la vida. Los ríos dentro de mi cabeza no son pacíficos, al contrario… tienen un excelente gancho al hígado pero prefieren golpear duro la mandíbula; y en su revoltura, en su estruendo salvaje vive algún pensamiento que va a contracorriente, que te lleva contra las cuerdas, y que llega justo cuando el amanecer es más fresco y te toca cara y entonces, sientes algún tipo extraño de felicidad, como si fueras capaz de entender algo por encima de las posibilidades… es difícil explicarlo.

II. Rio Bravo fue la crítica de Howard Hawks ante la falta de profesionalismo del sheriff interpretado por Gary Cooper en High Noon de Zinnemann. En el filme de Hawks, John Wayne, el sheriff John T. Chance no pide ayuda alguna, aunque la reciba voluntariamente, es un vaquero de la vieja escuela: conoce su trabajo y sabe cómo afrontar el peligro cada momento. Pero el personaje más rico es Dude, un alcohólico interpretado por Dean Martin, no sólo desencadena la trama sino que encarna la redención, Chance le da la oportunidad de recuperar su autoestima sin palmaditas es la espalda. Su momento de epifanía tiene esa claridad propia de los ríos claros y digna de los mejores westerns de la historia.

RIOBRAV0

Enrique López T.

DE NUEVO LOS CAMINOS SON SILENCIOSOS

De nuevo los caminos son silenciosos,
obscuros, ágiles, dentellados,
de un veneno frugal y exquisito,
de una distancia voraz

tan curva que siempre retorna a la misma hora,

caminos poblados de demonios que tienen los ojos dulces
y los labios llenos de futuro…

Otra vez los caminos,
otra vez hay latidos en las alforjas
y sueños en los sentidos,

la sed junto a los ríos
da sombra

y el hambre,
ciudades que tocan el cielo.

De nuevo los caminos son silenciosos, el corazón extenso,

el alma como una torre incendiada que ilumina la pradera
justo cuando el mundo está a punto de renacer al otro día

y por fin te encuentras
frente
a
frente
con la ballena blanca.

El verdadero camino es inevitable

y desgasta
desde muy adentro,

desde las entrañas

los dados que a veces te sacuden
el destino…

caminos

Enrique López T.

INESPERADAMENTE

Sonó la hora de cerrar las luces en los jardines sobrevivientes y recoger los suspiros que anegan el éter y hacen tan pesado el insomnio como la carga que trafican los trenes de medianoche.

Sonó el momento de servir el último trago directamente en el hueco del corazón para que el maldito lo bombee directo hacia la noche, sin pasar por el pensamiento que todo lo arruina con sus decimales.

Sonó la campana y el siguiente asalto entre el Cielo y el Infierno, el mismo vals, los ropajes invariables, la tonada de siempre, la apuesta clavada, los momios, los porcentajes, el robo de las camelias frente a los ojos del mago verde.

Sonó el elogio y el fuego, y nos quedamos callados viendo como consumía el mundo… nadie esperaba que esa locura cundiera tan pronto.

son02

Enrique López T.

LEXICOGRAFÍA

Tal vez exista una palabra por ahí,

en todo ese mar de espacios y carbón mezclado con anilina que sepa lo que quiero decir…

ahora que la mañana está gélida y sensual, y que pasa sus labios por nuestro silencio.

Una palabra que extienda sobre la mesa un suspiro hambriento y enrolle un pensamiento de repostería fina.

Una palabra que nos abrigue y que… quién sabe, nos incendie a pares lo imaginario con su instinto persistente de multiplicarse en cantos y declaraciones bajo juramento.

Una palabra que sea una máquina de infundir y arropar y escindir y dudar sin negativa, ni plano cartesiano, ni vacas pitagóricas, ni cuervos sabios.

Una palabra que haga las funciones de cifra y azul cobalto y caballo de fuerza, y amperio pero no de mortaja, o sarcófago.

Es obvio…

nos preocupan mucho las palabras y no sólo porque filtran nuestra sangre, nos hacen dormir por las noches y mantienen nuestros sueños lejos de las panteras…

sino porque nos representan en frente a los dioses y a las bestias en el ágora,

porque nos permiten tocar el corazón de las cosas desde adentro,

porque recrean el mundo donde no estamos,

porque guardan el movimiento perpetuo y hacen crecer las jacarandas en los sitios más obscuros.

lexicografia

Enrique López T.

CORTEYQUEDA: ‘FAMILY ROMANCE, LLC’, UNAS CUANTA REFLEXIONES SOBRE LA PELÍCULA DE HERZOG Y OTRAS QUE NO HABLAN NECESARIAMENTE DE ELLA

1. El cine más interesante especialmente hoy se sitúa en algún punto entre la ficción y el documental, entre la realidad y la más elaborada mentira que imita lo real. Herzog lo ha sabido por mucho tiempo y aunque no estamos frente a una obra que desborda la pantalla ‘FAMILY ROMANCE, LLC’ es interesante y trastoca ciertas zonas de la mente y el corazón, sobre todo porque somos dignos habitantes de este mundo.

2. Dice Herzog que el siglo XXI será el siglo de la soledad, y tiene razón: aunque cada siglo lo ha sido a su manera ninguno como éste en su empeño de “conectar” y al mismo tiempo de separar a las personas formando más que una red planetaria, una nube que zumba de ausencias y deseos.

3. Alguna vez alguien me dijo que los japoneses eran quienes compraban más obras de Van Gogh y que eso tenía mucha lógica puesto que es una de las sociedades más perdidas en la soledad… no sé si sea verdad, pero la película transmite esos vacíos, ese desierto en medio de la multitud. La película sólo puede funcionar en Japón.

4. La soledad da una impresión equivocada de santidad, especialmente en el lejano oriente, pero la necesidad humana de compartir es más fuerte. Así que llenamos los huecos de nuestra vida. estamos en un terreno puramente emocional.

5. No descarto el hecho que Ishii Yūichi es el protagonista y propietario de la compañía de alquiler filial Family Romance, LLC (Sociedad de Responsabilidad Limitada) en Tokio. Él y sus empleados se especializan en actuar como los miembros de la familia, amigos o brindar alguna presencia o intervención que ayuden a los seres humanos que buscan sus servicios, pero en su mayoría van dirigidos a retorcer lo real.

Family_Romance_LLC_2019_02

6. Queremos ser los protagonistas de una puesta en escena, de una simulación que llamamos “nuestra vida”.

7. Queremos dirigir esa obra, modelarla a nuestro gusto, cambiar el diálogo, incorporar a los mejores personajes, variar el encuadre, poner o quitar luz, tener un gran vestuario y los mejores efectos especiales… lo dicho retorcer lo real.

8. Estamos contaminados de los medios audiovisuales, no en vano quisiéramos tener una edición en línea, sobre todo para remediar nuestros errores o dolores. Y más que el teatro quien reina es la teatralidad, estamos en los terrenos de la anagnórisis o la catarsis pero sin esa dimensión mística, con un espíritu más comercial.

9. El objetivo de la teatralidad de este montaje es aspirar a una vida perfecta: sin fallas, feliz, plena, rica, libre de problemas o dolor. Vida como la que tienen los nuevos felices, las estrellas de cine, los “influencers” o al menos eso pensamos… sin embargo, si golpeamos suavemente podremos oír el mismo vacío…

10. Quizá el episodio más triste es el de los paparazis, revela la futilidad de esa vida famosa que todos quieren tener hoy en día.

Family_Romance_LLC_2019_03

11. El cine imita la vida. Pero sólo en el cine cabe esta suerte de ficción y documental, Herzog parte de una premisa verdaderamente falsa y hace un pequeño doblez en la realidad. Y aun cuando la ficción es notable no supera a la realidad porque la realidad tiene todos los planos, los momentos difíciles y tristes, no sólo esta coreografía del encanto que vemos en pantalla.

12. Este caso está entre la sanación y un elaborado engaño hacia los demás pero sobre todo hacia uno mismo. No negaré el valor de la intervención psicológica con la cual resolvemos conflictos internos, pero fuera de este ámbito creo que todo se reduce a un engaño.

13. Hay cosas que ayudan a olvidar. Hay actos que ayudan a enfrentar la tragedia, pero esa actitud hacia la vida parece más lejana, quizá se quedó en los mármoles y en la maquinaria desnuda.

14. Es tan fácil el autoengaño que resulta incomprensible como se puede encontrar una emoción verdadera en la contratación de un acto que sabemos es una simulación que se repite o que niega lo que es real para aparentar tomar su lugar. El alma tiene hambre de ciertas naranjas azules.

15. Queremos atrapar para siempre aquel momento de felicidad plena y volverlo a experimentar una y otra vez, infinitamente… para ser esa misma plenitud, pero en el fondo de nuestra alma sabemos que aquello fue irrepetible. Y ese es el momento justo en que la melancolía nace.

Family_Romance_LLC_2019_06

16. La señora que se ganó la lotería lo sabe, su rostro, su postura así lo explican… su felicidad es melancólica, amarga, falsificada… quizá el autoengaño sea sencillo pero sí sumamente doloroso… tiene un momento de felicidad y brillantez y luego volverá a su estado normal, sin importar que tan rica es, o que tan famosa es la diva.

17. No somos capaces de enfrentar la realidad tal como es, esos tiempos han pasado siempre estamos más dispuestos a mentir que a afrontar la tragedia. Es lo que se llama la debilitación moderna del espíritu. Somos débiles más que por naturaleza por opción.

18. Cada hombre es un imitador. Portamos muchas máscaras. Jugamos distintos roles. Tenemos a personas en nuestra vida interactuando y jugando muchos papeles más. Pero la independencia de los resultados, la autonomía de esos seres, su complejidad es lo que alimenta la relación humana. Tomar un requerimiento de lo que queremos suceda en una relación o en una interacción humana como quien ordena un helado es falsificar la vida.

19. Nuestra vida es un teatro que imita la vida verdadera… el cine sólo la cita de memoria… y mal.

Family_Romance_LLC_2019_07

20. Como siempre caigo en mis obsesiones y el final de la película reafirma ese temor de caer en la grieta de lo real: ¿Cómo reconocer la realidad, cómo saber si nuestra familia o nuestros amigos no son actores interpretando un rol contratados por alguien más? Incluso más allá: ¿cómo sabremos en el futuro que son personas y no androides en el más puro espíritu de Philip K. Dick?

21. Hay una evidente referencia a la obra de Dick, y por añadidura a Blade Runner, cuando el protagonista pregunta si algún día soñarán los robots que reciben a los clientes de un hotel, a fin de brindar la mayor de las discreciones, en esos espacios de recreación y pecado. Valdría rescatar el hecho que en la película la presencia del otro es la vía ara reconocer y aquilatar la vida.

22. Los seres humanos siguen siendo el veneno y el medicamente de otros seres humanos.

23. El aspecto narrativo más importante de ‘FAMILY ROMANCE, LLC’ es la “relación” padre e hija entre Ishii y Mahiro, contratado por la madre de la niña, casi adolescente, sin que se sepa las razones verdadera de fondo enfila la película a un cine guerrillero para filmar en los espacios más divertidos de Japón, los parques poblados de artistas o los parques de diversiones que mezclan tecnología y tradición.

24. Y presenciamos días de alegría plena, días redondos donde el cariño de Mahiro por su supuesto padre crece hasta quizá convertirse en otra cosa. El mismo Herzog reconoce que también es su interpretación de lo que sucede ahí, sin que él, al menos voluntariamente lo haya buscado o incrustado en la película. Como si la película tuviera “vida propia”.

25. Paradójicamente Ishii y nosotros de paso, damos cuenta de este cariño naciente cuando Mahiro le miente sobre que ha estado en Bali. Él le miente por razones profesionales, pero Mahiro le miente de forma fidedigna como una forma de defensa, pero sobre todo para demostrarle que su vida y que ella misma son interesantes, lo que revela la naturaleza de las relaciones reales.

Family_Romance_LLC_2019_04

26. En este plano la mentira bajo cierto contexto y resultado le da verosimilitud a la vida. Quizá uno maquina la verdad de la misma forma en que inventa la mentira.

27. Pero la verdad se alquila, y por supuesto no posees la verdad porque lo que alquilas no es tuyo, es ajeno excepto por un instante en que tuerces lo real. La verdad es una mercancía. La realidad es falsificable.

28. Aún encontramos la poética del cine en el silencio y en el movimiento que se queda fijo mientras el mundo corre hacia ningún lado. Aún encontramos la poética del cine en la nube suave, sonrojada que se va apagando al atardecer para desembocar en otro tiempo.

29. Encuentro un final típico del cine asiático donde el vacío se agranda hasta llegara a los créditos finales y donde lo inconcluso de la vida se manifiesta… puesto que su conclusión sería la muerte. Y mientras esa no llegue la pregunta persiste ¿qué es real?

30. Al final la propia película niega doblemente la realidad para reafirmarla, para observarla, para dar cuenta de esta soledad, de este engaño, de esta necesidad de vida y de una deshumanización demasiado humana. Y como desde hace mucho tiempo el verdadero trabajo del pensamiento será identificar lo real.

Family_Romance_LLC_2019_05

Enrique López T.

MACLUJAN: DARK, CINCO COMENTARIOS QUE EN ESTE, U OTRO UNIVERSO, NO IMPORTAN

Después de ver la última temporada de DARK tengo algo para poner sobre la mesa de las discusiones y contribuir al desvarío colectivo, últimamente la distracción humana preferida de los presos de sí mismos en medio de la pandemia:

1. Afortunadamente le somos indiferentes al universo… como dijo Carl Sagan no parece ni benigno, ni hostil… simplemente insensible a las preocupaciones (y deseos agregaría yo) de seres tan insignificantes como nosotros. Hay que sentirse profundamente agradecidos por ello, de otra forma se abrirían puertas y ventanas para conectar presente, futuro, antepretérito, pretérito simple, imperfecto, perfecto y hasta pluscuamperfecto a juzgar por las innumerables cuitas de amor y muerte (propias y extrañas) que llenan las charlas de cantina, la literatura, las canciones o las películas.

2. Doblemente afortunados diría… porque hay que saber que el ser humano es egoísta, no diré “que por naturaleza” pero sí comúnmente o si lo quieren ver así estadísticamente codicioso: o usted… querido lector o lectora ¿no sacrificaría el Universo y el Multiverso por cumplir su deseo más preciado, por recuperar a tal o cual persona de la muerte, del desamor o el olvido…? Por supuesto que sí, y nadie lo culparía, está sano y salvo del ojo criticón de la CONAPRED o del Vaticano. Yo lo haría… sin titubear un segundo, sin importar las consecuencias. De hecho, la serie es un constante testimonio de los males que provoca los deseos individuales.

3. Pero DARK no sólo hace un ensayo sobre el egoísmo sino sobre la egolatría en varios niveles todo bajo el “síndrome de Romeo y Julieta”, porque el verdadero nudo de todo este desgarriate de no se centra en los personajes centrales, dos jóvenes que luchan por su amor contra el destino sin importar que el precio sea el Apocalipsis mismo… ¡no!… la verdadera raíz de esta “división” se encuentra en la empresa silenciosa de un personaje trascendental que calla el mismo anhelo de recuperar la vida que se le negó, de traer de la muerte a sus queridos. El egocentrismo de creer que todo gira en torno a un par de “figuras bíblicas” cuando lo que se ignora es más importante que lo que se sabe por más que haya sido repasado innumerables veces.

4. Si bien tiene errores garrafales y cosas tan absurdas como que el “centro” es una dimensión DARK tiene una buena dosis de ciencia… al menos las dos primeras temporadas y el inicio de la final, los conceptos presentes son de una belleza y una elegancia tales que le da “seriedad” a la serie. Ya muchos físicos nacionales e internacionales han dado su opinión y explicado lo que en realidad pasaría en caso de darse esos fenómenos físicos. Por el otro lado, hay un ánimo (pseudo)religioso y herético propio de los ánimos milenaristas sobre el fin del mundo. La humanidad no ha cambiado mucho en cuanto a sus temores, pero al final si algo priva es la “razón” frente a la creencia, al final y si se sabe ver sobre todo con lo que hace Claudia…

5. Pero con lo complicada y entretenida que es DARK… le faltó un grado para ser un garciamárquez, para ser enteramente poderosa se quedó en la orilla sobre todo en esta corriente milenarista sobre el nacimiento del Anticristo el que precipita el fin del mundo, esa bestia mítica producto de los pecados de generaciones y generaciones en ambos mundos. Si hubieran hecho algo similar hubieran conseguido este sentido grandilocuente del cumplimiento inexorable del destino, algo que empieza con “el primero de lo estirpe está amarrado en un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas” y una vez conseguido el objetivo acaba con “y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra”.

dark-poster_jhony-caballero-min

Enrique López T.

MIRLO BLANCO: DECLARACIÓN

Para Gretel

“(…)”

Es una manera de decir que la quiero, que ojalá me quedara sin palabras y pudiera demostrárselo.

Pero también es una forma de no mencionar que solamente hay rigor en las fallas, y ¡por Dios!:

me he equivocado ¡tanto! que me duelen hasta los márgenes.

Es una manera de decir que siempre voy a hablar de ella, sobre todo al aludir a la belleza que alumbra y devasta al mundo.

No sé hasta cuándo va a durar esto,
no sé hasta dónde se me acabé ésta fracción rota que llamo alma,
o hasta cuándo se extienda la curvatura del tiempo en su caída libre.

No lo sé.

Pienso que nunca.
Pero estoy muy dolorido y demasiado solo para pensar bien las cosas.
Estoy en mitad de un tumulto, a tres cuartas partes de un derrumbe y sólo pienso en ella.

Y pienso y pienso.

Es en realidad, un sueño de pie sobre la vigilia: mirando el norte de todas las cosas.

Es, en realidad, el puro deseo de abrir las ventanas y ver que es mayo en todas las esquinas y que hay tormentas de nieve en los sentimientos que abanderó la esperanza.

Es esa clase de convencimiento que mueve montañas.

Pero yo perdí la mía.

Y pienso y pienso en ella.

Y me estalla el futuro en el ánimo,
y se me cierra la garganta.

mirloblanc

Enrique López T.

LA FORMA YA FUE DICTADA POR EL TIEMPO

La forma ya fue dictada por el tiempo, y está lista en tu mente para encontrar el camino.

Un rastro de agua diáfano corre por la ventana como el eco del poema que nunca hallaste en tu corazón bastardo.

Demasiado ruido.

Demasiada herrumbre.

Lo buscabas cuando el cansancio ardía, cuando los ángeles prescribían destinos caprichosos, cuando los demonios inventan geometrías irresolubles con el filo de un denario.

El nudo de todo cuanto ha existido, todo.

Recuerda.

Acalla el ruido.

Recuerda a los mirlos iluminando el cielo nocturno.

La claridad del deseo.

En el futuro todos los mirlos son blancos y dan cuerda al mundo.

Sobra decir que todos ya fueron envenenados por aquesta esperanza que derroca imperios y hace a los hombres, inmortales.

Hay muchas formas de inmortalidad y todas son ruines.

No sirve de nada creer la mentira.

Pero tú, más viejo y más sabio de lo que creías, ya habías optado por la muerte y optado por el sueño, aunque no acudía con sus dulces labios a silenciar el chirrido de la locura.

Sólo el dolor se apiadaba.

Acuéstate entre la suave brizna húmeda aún en los días soleados y recuerda.

Que unja tu cabeza con la indiferencia.

La memoria es del olvido.

La forma anticipa al signo.

El signo es un espejismo del pensamiento.

Quiero verle y luego construir el Paraíso perdido, aunque no tengo nada preparado salvo un blues inútil, un cielo a medio construir, un silencio de seis lados y otros fragmentos de aquel poema que aún escribo antes de morir.

LA_FORMA_

Enrique López T.

HUBO UN TIEMPO…

1. Hubo un tiempo en que la batalla era silenciosa y sucedía avispada en tus ojos buenos y repercutía en mi cráneo oneroso de contrasentidos, que alguien más entregaba como ofrenda a los dioses nuevos.

2. Hubo un tiempo en que la poesía se daba al pormenor de la brizna aromada por el ritmo y por el fuego, y sucedía en tus labios dulces, y repercutía grácil en mis dedos ensangrentados por ídolos lentos.

3. Hubo un tiempo en que la vida era redonda y azul… bajo las espigas doradas que el viento hacía cantar en tus movimientos, y repercutía imprudente en mi corazón cegado por el resplandor de tu cuerpo.

Hubo un tiempo, pero era otro tiempo y de ese ya no se abreva, se fue diluyendo en el espacio lleno de silencio, a veces nos visita en sueños, dejando en nuestros labios el sabor de lo que se perdió por amarlo tanto. 

hubo un tiempo

Enrique López T.

CINEMATECA: CASINO, SOBRE ADVERTENCIA NO HAY ENGAÑO…

¿Tenemos conciencia de los imperios, de los reinos, de las fortunas que se han perdido a causa de la necedad humana y sobre todo si el corazón interviene? Los ejemplos en la literatura y el cine sobran y llenan estantes, pero ninguno al estilo de CASINO de Martin Scorsese, con el encanto, el glamour y la violencia pura de la mafia del juego en Las Vegas en los preciosos setentas, donde el desenfreno no parecía un juego temático de Disney sino un larga jornada hacia la noche y la depravación.

La mafia es el lienzo de Scorsese, el crimen su paleta de colores, pero la naturaleza humana su auténtica inspiración. En CASINO podemos ver la peor y la mejor de las violencias, los mecanismos secretos de los Casinos, el sistema político que lo arropa, la codicia de los mafiosos por sacar hasta la última moneda, los tributos, los ajustes de cuentas, pero todo está ahí para hablarnos de la necedad humana. La ambición no se castiga, la estupidez sí. Y no tiene nada que ver con la inteligencia o la sagacidad…

La película gira alrededor de Sam “Ace” Rothstein (Robert DeNiro) un apostador que se gana la confianza de la mafia debido a su genio con los pronósticos y las apuestas, lo ascienden para manejar un casino en Las Vegas, es evidente que tiene un don especial para identificar tendencias, trampas y evitar problemas… excepto en su vida propia… un día Sam conoce a Ginger McKenna… Sam detecta a Ginger, la mira y se enamora instantáneamente, el cuadro congelado muestra que este justo momento es el principio del fin.

Sam la trata como una reina, la colma de atenciones y regalos, ella vive el momento… él tiene otros planes… quiere casarse. Pero estamos en Las Vegas y a nadie se le obliga a jugar y a perder: Ginger se opone, lo rechaza, no lo ama y se lo dice, sólo ama a su padrote (James Woods) y no quiere renunciar a él, a su profesión… a su vida. Pero Sam insiste, la promesa de joyas, pieles, casas, una nutrida caja de seguridad en un banco y la promesa de una separación civilizada es una oferta que no puede rechazar.

Sobre aviso no hay engaño: Se casan… es el primer error de Ace, el siguiente es tener una hija con ella, el último insistir en que ella se quede a toda costa, aun cuando le roba y lo engaña repetidas ocasiones. Y ahí estará Nicky Santoro (Joe Pesci) para empeorar todo, Nicky es un ladrón y golpeador, amigo de la infancia, que también envían para proteger a Sam pero que se vuelve el mafioso local que abusa del sistema de casinos, que roba y ejecuta, y que se convierte en la causa de la perdición final de Sam.

Scorsese cuenta esta historia con gran ritmo, no dejan de suceder cosas e incluso hay una vuelta de tuerca al final que hacen que las casi tres horas se diluyan. Se ha dicho y es verdad que en el fondo estamos viendo la historia de un Camelot pervertido, en el fondo demuestra la fragilidad del espejismo: el castillo de naipes se derrumba cuando Nicky revienta los negocios de Ace y se coge a su esposa. Las consecuencias son demasiado costosas para la mafia y Las Vegas, así que hay que ajustar la maquinaria. La casa nunca pierde.

Reitero… el deseo no se castiga, se castiga la estupidez y nadie está libre de ella… todos somos estúpidos con respecto a algo, Sam con respecto a Ginger, y tiene que ver esencialmente con la debilidad del ser humano y su ánimo de autodestrucción. El sistema pudo haber funcionado, el sistema pudo haber arreglado los engranes fuera de sus sitio, pero si el motor se arruina hay que cambiarlo a toda costa, tomar cartas en el asunto.

Al final, cada uno recibe lo que merece… vemos la extinción de dominio de Nicky, la caída de Ginger y la decadencia de Sam que pierde su reino… y es justo aquí donde la cinta se hermana con otra joya del cine: “El hombre que sería rey (The Man Who Would Be King)” de John Huston basada en el cuento de Kipling, comparten el mismo espíritu de hazaña y pérdida… ambas demuestran que la mayor estupidez que podemos cometer es engañarnos a nosotros mismos, negar la realidad…

CASINO es una pieza fundamental en el cine sobre la mafia de Scorsese y ningún cinéfilo debe perderse verla por primera o enésima vez, el ambiente es magnífico, suntuoso, hermoso y violento: Sharon Stone deslumbra y repugna, Joe Pesci da un paso adelante en su legendaria violencia para su época y DeNiro tiene la presencia de la realeza de las calles y la nostalgia de haber tocado la gloria. Véanla está en Netflix y no se olviden de disfrutar el diálogo de su banda sonora.

casino-1-2

Enrique López T.

TIEMPO LLUVIOSO

Amo las tardes lluviosas
sobre todo aquellas en las que el frío pasa primero
quitando a los curiosos,
barriendo la hojarasca,
alistando el camino,
dejando el corazón listo para el aguacero.

¿De dónde sacaron tanta agua en manojos?

Con la lluvia que se cierne
es difícil ver quién mira
por las ventanas vecinas,
cuáles son sus pensamientos,
y las palabras que usan para quedarse callados.

Sólo la lluvia está presente, 
llenando con ritmo y gracia,
el tiempo que corre alegre
hasta perderse en las alcantarillas.

lluvia_11

Enrique López T.

EL FILO DEL TIEMPO EN LAS COSAS COTIDIANAS

No insistas… sigo buscando el filo del tiempo en las cosas cotidianas que se van convirtiendo en los sitios olvidados donde el corazón habita… al paso, siempre de pasada… la raíz está en el aire y arde en secreto.

Pero te decía… el peso específico de esos objetos mantiene al alma desequilibrada, pero en su sitio… y aunque lo dudes: esos objetos insignificantes podrían descarrilar el tren de medianoche con sólo un suspiro…

No entiendo demasiado de la física nocturna pero consta en este blues y en aquel góspel, y lo jura aquel rock sureño que desafía las leyes del ritmo. Lo creo. Pero sólo es una posibilidad que a veces la tristeza revela cuando ese tren de medianoche ilumina el rostro de los melancólicos.

Debes saber que, el filo del tiempo en la tristeza… es algo demasiado salvaje y puede construir una casa que arde de noche o un imperio bajo el sol de oriente, o destruir por completo todas las Alejandrías que quedan… y en casos extremos: pueden producir los peores poema de amor jamás escritos.

Aquí la prueba…

EL FILO DE LAS COSAS COTIDIANAS

Enrique López T.

NOCAUT

¿Se puede culpar a Dios por la fragilidad de un hombre?

Hoy día, se puede culpar a cualquiera de lo que sea, incluso consiguiendo testigos de cargo y pruebas fehacientes… infalsificables… incluso doliéndonos la quijada… incluso se puede culpar a Dios, que tiene el mejor gancho de izquierda de toda la Historia.

Es el malestar de una época como ésta, que se distiende en suspiros, locura y canciones románticas. Es el síntoma de vivir expuestos en mitad del camino, como una hoja en blanco, sangrando y pidiendo que, por piedad, nos lleven al Paraíso tras–terrado, de la felicidad eterna.

Créeme —te lo juro por dos cuerpos de ventaja— sería mejor culpar al mismo hombre por su fragilidad, tal como se culparía a una viga de acero por quebrarse bajo el peso del Destino, por derrumbarse frente al amor o debido a la corrosión de algún veneno secreto, irresistible…

Exactamente del mismo modo…

Para que se avergonzara de su desaliento; pero somos cada vez más irresponsables, y le apostamos al quebranto, triple contra sencillo, como si nuestros sollozos a medianoche, pagaran todo el precio.

Dios —en otras noticias—, acaba de mandarme a la lona, pero no es su culpa, el “otro boxeador” estaba vendido…

NOCAUT_0

Enrique López T.

TRES: LA RABIA

I. «La casa estaba en llamas y el mundo en completa paz»… ésta es una de mis definiciones menos favoritas de Poesía, en cambio una de mis “determinaciones preferidas” involucra: un galón de gasolina, una iglesia y una prostituta.

II. Hay tres tipos de poetas:

(1) aquellos que se congratulan de las caídas del corazón porque las usan;

(2) aquellos que las ignoran porque no saben usarlas; y,

(3) aquellos que desesperan y mueren por su causa… simplemente porque en el mundo siempre habrá gente estúpida.

III. De noche los poetas lloran y los perros afilamos nuestra rabia… Soy un perro rabioso, hagan poesía con eso, pinches poetas…

LA_rabia

Enrique López T.